Entradas populares

lunes, 18 de octubre de 2010

"Catulle Mendès" Y Leconte de Lisle" (Azul...)

El excelente poeta, iniciador y máximo representante del Modernismo literario en lengua española, Rubén Darío, en muchos de sus poemas es influenciado por el parnasianismo. Este movimiento poético, que se opone al Romanticismo, fue originado en Francia aproximadamente en 1866 por distintos poetas como Leconte de Lisle, Théodore de Banville, Sully Prudhomme, Catulle Mendès, entre otros. En este listado de los fundadores del parnasianismo, encontramos el nombre de dos que dan título a poemas escritos por Rubén Darío: “Catulle Mendès” y “Leconte de Lisle”. En este ensayo, compararemos la estructura, temas, recursos y fuentes de dichos poemas.
Para comenzar, “Catulle Mendès” es un retrato lírico del poeta admirado por Rubén Darío. En este poema, se ve reflejada la influencia del parnaso ya que se describe un guerrero en su máxima expresión. El poeta nicaragüense retrata al personaje haciendo uso de una gran diversidad de adjetivos los cuales componen el poema con completa rima y musicalidad. Además, es un soneto compuesto por dos cuartetos y dos tercetos de versos alejandrinos, en los que utiliza rima consonante y aguda en varios versos. El poeta ubica al personaje en una posición de completa belleza y sensualidad:
sus músculos de atleta soportan la armadura…
Cada palabra escrita por Rubén Darío expresa un cierto deseo de sensualidad y amor, esto lo podemos notar cuando hace referencia a la mujer:
la carne femenina prefiere su pincel
Por otro lado, el lector puede percibir la fuente grecorromana ya que hace mención a la ciudad de Capua, dando a entender  la importancia de la misma durante el imperio romano. Rubén Darío sitúa al personaje en un papel de suma importancia y valor, ya que lo describe como un gran guerrero triunfante. El final de este poema hace referencia a su poder:
Vencido hubiera en Grecia, vencido hubiera en Roma,
en todos los combates del arte o del amor.
En el siguiente verso se ve el uso del helenismo para referirse a las relaciones íntimas y amorosas:
Canta de los oarystis el delicioso instante,
los besos y el delirio de la mujer amante
A su vez, en el cuarto verso, Rubén Darío muestra la belleza de la mujer angelical a través de una imagen visual y gustativa para expresar la dulzura y tentación causada por una mujer:
pero él busca en las bocas rosadas leche y miel

“Leconte de Lisle” es un soneto que cuenta con 14 versos alejandrinos agrupados en dos cuartetos con rima de serventesios y dos tercetos encadenados por la rima consonante. En los cuartetos utiliza la misma rima aguda en “ón”, en los versos pares (ABAB ABAB) y en los tercetos la rima aguda en “al” en el tercer verso (CCD EED). El  título, al igual que en el poema mencionado anteriormente, hace referencia a uno de los poetas parnasianos franceses más leídos y admirados por los modernistas hispanoamericanos, Leconte de Lisle. Es por eso que este poema tiene principalmente influencias parnasianas. La palabra parnaso es de origen griego y hace referencia a la cima del monte Parnaso donde estaban las diosas menores, las musas. Aquí es donde encontramos relación con el poema, cuando Rubén Darío escribe:
de las eternas musas el reino soberano.
Esta cita presenta a los personajes que juegan un rol muy importante en el significado del poema, ya que le otorgan belleza y perfección al mismo. Las musas son las diosas  inspiradoras de la música y, según las nociones posteriores, divinidades que presidían los diferentes tipos de poesía, así como las artes y las ciencias. 
Además, podemos decir que este poema tiene como fuente el Lejano Oriente,  lo que es claramente visible cuando hace referencia al mundo hindú mediante la siguiente  comparación:
como un rajah soberbio que en su elefante indiano
por sus dominios pasa de rudo viento al son
También a través del hipérbaton:
tú de fakir conoces secretos y avatares
Y a su vez se ve reflejado este exotismo en el siguiente verso:
“fulgor de Ramayanas tu viva estrofa encierra”
Rubén Darío construye este poema de una manera exquisita, con la cual hace que el  lector sienta color, olor y sabor. El poeta nos expresa la sensación oriental:
a tu alma dio el Oriente misterios seculares,
 visiones legendarias y espíritu Oriental.
Rubén Darío nos muestra la total inspiración y admiración que tiene hacia el mundo Oriental, específicamente, la India, ya que Ramayanas, es el antiguo sáscrito de la mitología hindú, es decir, la lengua clásica de la India.
A modo de conclusión podemos decir que en ambos poemas, Rubén Darío nos muestra su admiración por Leconte de Lisle y Catulle Mendès, a la vez que nos deleita con el maravilloso uso de recursos que se ven potenciados en la musicalidad de sus versos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada